viernes, 5 de mayo de 2017

Cien años de soledad (Gabriel García Márquez) 14

[Las hilanderas de Velázquez] 
El final de Amaranta.
La única hija biológica de los Buendía ha llevado una vida sobria y de castidad, como las vírgenes vestales del antiguo mundo romano consagradas a la adoración de la diosa Vesta que velaba por los asuntos del hogar. Un día, el espectro de una anciana que teje junto a ella (¿una Parca/Moira?) le anuncia con precisión el momento de su muerte. ¿Qué te parece el modo en que afronta su destino final? ¿Qué imagen de la muerte se ofrece en Cien años de soledad? Reflexiona sobre esta cuestión y fíjate en cómo les llega la muerte a los Buendía.

14 comentarios:

  1. Judith Cobo Posada.
    Aceptar y afrontar que tu muerte está por venir, es algo difícil de poner en práctica pero necesario a la vez, para garantizarte así poder seguir viviendo felizmente, libre de preocupaciones, y para poder plantearte y cuestionarte todo lo que has hecho y no has hecho en tu vida. Algo que Amaranta hizo, pero que como muy buena conclusión sacó, ya no podía cambiar nada así que había cosas que no merecía la pena hacer en el último instante, como hablar con Fernanda.
    Bajo mi punto de vista, la muerte se presenta a los Buendía siempre de manera arrolladora, tremenda y entristecedora. Mueren de manera solitaria y jamás consiguen ser felices. La muerte les llega de un día para otro, sin apenas avisar. Parece como si la muerte los pisase los talones durante toda la vida.

    ResponderEliminar
  2. El modo en que Amaranta afronta su muerte es típico de las personas de edad avanzada, desde unos cuantos años de que llegue, lo ven venir y van haciéndose a la idea. En el caso de Amaranta, y teniendo en cuanta lo desdichado de su vida, ve su muerte como algo deseable, llegando incluso a ser el odio hacia Rebeca lo único que la hiciese desear que la muerte se retrasase. La imagen de la muerte en Cien años de soledad viene a ser la del paso a otra vida, a una vida espectral, como puede comprobarse con José Arcadio Buendía o con Melquiades.

    ResponderEliminar
  3. Lorena Ruiz
    El modo en que Amaranta afronta la muerte es un poco confuso. Al principio cuando ya sabía su destino, es decir, la muerte anunciadas​ parece no querer qué llegue el momento. En cambio cuando llega el momento Amaranta parece tener un cambio total de actitud y enfrentar la muerte hasta el punto de llegar a celebrar dicho acto con toda la comunidad de Macondo.
    La muerte en la novela aparece de manera que los personajes parecen morir de manera totalmente contraria a la vida que han llevado. Amaranta que al final muere rodeada de gente al contrario que su vida solitaria , el Coronel Aureliano vive una vida de guerra y muere sin sufrimiento ni lucha.

    ResponderEliminar
  4. Enric Máñez Fabregat

    Amaranta afronta su destino con seguridad y diría que con tranquilidad, desde que vio a la muerte aquella tarde en la que tejía, la muerte era la representación de una mujer normal vestida de azul y con el pelo largo, mujer que vio en distintas ocasiones y que solo podía ver ella.

    Esta le anuncio su final, pero resulto que aún le quedaba tiempo, todo el tiempo que tardara ella misma en bordar su mortaja. Pienso que como le llevo muchos años, 4 solo la parte del lienzo, Amaranta ha tenido el tiempo suficiente como para prepararse, hacer las paces con su familia, con ella misma, y concienciarse definitivamente de su final.

    Incluso, proporciona al pueblo la oportunidad de poder llevarles sus mensajes verbales o a través de cartas a sus difuntos y seres queridos fallecidos.

    Amaranta no tiene temor, incluso podríamos decir que ilusión, y transmite a todos esa sensación de calma. Sabe cuándo va a morir y no tiene dudas, siendo ella quien realiza los preparativos de su muerte como la ropa o el ataúd.

    Y finalmente ella misma se acomoda en el ataúd, esperando el momento de morir, de descansar al fin.

    ResponderEliminar
  5. La muerta para Amaranta no era un sorpresa. Ella parecía estar preparada para su final, y es que lo tenía asumido ya que sabía que iba a morir cuando acabara de tejer su mortaja. Una vez más, sorprende la forma de representar a la muerte en Cien años de soledad.

    El final de los Buendía se aproxima. La manera de afrontar la muerte en Cien años de soledad suscita reflexión. La mayoría, mueren solos, para sorpresa del resto de los personajes. También podemos destacar como Úrsula, pese a ser anciana, sigue viva. En mi opinión, esto se debe a la relevancia de este personaje.

    Por ejemplo, en el caso de Aureliano, muere de una forma inesperada. Su vida podía haber acabado en la guerra o en una situación mas peligrosa, sin embargo, su final ocurre en Macondo, representando así su vínculo con el pueblo y sus raíces. Esto, lo podemos destacar en todas las muertes en Cien años de soledad.

    Gloria Marcano.

    ResponderEliminar
  6. Amaranta es muy valiente al afrontar con naturalidad su muerte próxima ya que estaba tan segura que iba a ser así que concibe la idea.
    Las muerte está muy presente en "Cien años de soledad", convive con la gente del pueblo. Desde el fallecimiento de Melquiades, que fue el primero de Macondo, hasta las últimas páginas de la novela, la vida está asociada a la aceptación de la muerte. No parece que exista barrera física entre la vida y la muerte.
    Las muertes de los Buendía son como un castigo por el hecho de ser quienes son, eran una familia condenada. La mayoría de sus muertes eran en soledad.

    ResponderEliminar
  7. En este capítulo tiene lugar la muerte de Amaranta aunque esta muerte se diferencia de las demás que ocurren a lo largo de la novela en que Amaranta ya conocía su destino debido a que años antes de morir fue la muerte quién se lo hizo saber. La muerte le mandó tejer su propia mortaja y cuando la acabase ella moriría. Durante los primeros años Amaranta alargó esa tarea lo máximo posible intentando así alargar su vida pero finalmente decidió afrontar su destino. En mi opinión resulta un poco extraño la manera en la que Amaranta se encuentra tan tranquila ante su muerte hasta el punto de que es ella misma quién organiza su funeral y todo lo relacionado con ello.
    Hemos podido ver muchas muertes en la novela y la mayoría de ellas nos son presentadas como un estado de paz pues no nos encontramos muertes violentas sino todo lo contrario. Este sentimiento de paz también nos es transmitido por la forma serena en la que los personajes afrontan su final como hemos visto que ocurre con Amaranta.
    Raquel González.

    ResponderEliminar
  8. Leyre Arnaiz Hidalgo.

    Amaranta tiene el corazón lleno de rencor y odio hacia Rebeca, por eso puede que no haya espacio en él para ningún amor. Tal es la magnitud de su odio, que desea obsesivamente que Rebeca muera antes que ella. Sin embargo, cuando la muerte le concede el privilegio de conocer el momento de su propia muerte, Amaranta lo asimila con tanta naturalidad que me resulta un tanto extraño, ya que prevé que será antes que el de Rebeca. No intenta cambiar ni luchar contra su destino. Además, no le inquieta la idea de la muerte, al contrario, lo acepta y sigue las señas que le indicaron al pie de la letra. Otro aspecto que me llamó la atención fue su negativa a confesarse ante el cura alegando que no se arrepentía de nada, no obstante decide llevar las cartas de los habitantes de Macondo más allá de la muerte, con el fin de “reparar una vida de mezquindad con un último favor al mundo”.

    La muerte es un tema muy recurrente en la novela. Exceptuando algunos casos como el de José Arcadio Buendía que muere enloquecido, los Buendía, como bien dice Úrsula, mueren sin enfermedad. Asimismo, gran parte de los personajes muere en soledad, un rasgo ya característico de la novela. En el caso de Amaranta, la muerte aparece personificada como una mujer de vestido azul y larga cabellera, dando una sensación de tranquilidad y serenidad.

    ResponderEliminar
  9. Cuando a Amaranta le anunciaron su final, ella no se sintió frustrada, sino liberada de toda amargura. La muerte no le dijo cuándo iba a morir, simplemente la indicó que moriría cuando terminase de tejer su propia mortaja. Amaranta comenzó a tejerla, primero intentó demorarse en su labor, pero más tarde se volvió conforme con su destino y simplemente se apresuró a terminar la mortaja. Amaranta terminó aceptando su propio destino, intentó sacar algo bueno de su propia muerte así es que decidió llevar cartas a los muertos. Esta actitud me parece valiente por parte de Amaranta, en vez de hacer dramatismo de su muerte, intentó hacer un último favor al mundo.
    Como bien había llegado a comprobar Úrsula, todos los Buendía morían a causa de una enfermedad. En un momento el coronel afirma que “uno no muere cuando quiere, sino cuando puede”, lo que me hace pensar que la muerte en el libro no aparece como algo malo de lo que ningún personaje quiera huir. Además cuando los personajes mueren no desaparecen del todo, sino que en muchos casos siguen apareciendo como espectros que siguen entrometiendose en la vida real.

    ResponderEliminar
  10. Desde las primeras líneas de la novela el lector ya obtiene una primera imagen de la muerte. Sin embargo, en la primera parte de la novela apenas se la menciona. A medida que el pueblo va creciendo y modernizando sus costumbres la muerte va adquiriendo un mayor peso en la novela. Llega hasta tal punto que aparece casi por sorpresa, como con el coronel Aureliano Buendía. En el caso de Amaranta sucede lo mismo, no sufre ninguna enfermedad ni trastorno y le llega la muerte como si de un vecino se tratara.
    Parece que las muertes, las juergas, las infidelidades… van creciendo a medida que el pueblo va aumentando su tamaño y cambiando algunas costumbres. Se percibe una imagen de la muerte como algo cotidiano, que puede sorprender a cualquiera al igual que el amor, como en el caso de Meme.
    Parece que los Buendía están condenados a sufrir muertes muy repentinas. En la muerte de Amaranta me parece que se afronta con bastante normalidad el hecho de que vaya a morir con la fecha fijada, ya que en la casa de los Buendía aún permanecen las raíces de la cultura colombiana más antigua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "En la muerte de Amaranta me parece que se afronta con bastante normalidad el hecho de que vaya a morir con la fecha fijada, ya que en la casa de los Buendía aún permanecen las raíces de la cultura colombiana más antigua.">>> ¿¿??

      Eliminar
  11. Joel San Martín Peña

    En primer lugar, debemos destacar que Amaranta sabe que va a morir cuando acabe de tejer la mortaja. El destino de la familia Buendía es un tanto peculiar, ya que realmente podemos ver muertes un tanto extrañas.

    Bajo mi punto de vista, esto crea una gran incertidumbre sobre el lector y también una sensación aventurera en la que poco a poco descubrimos el destino final de los personajes. Además, hay que destacar que García Márquez aporta una gran brillantez en este aspecto, alejándose de las causas más conocidas o frecuentes de la muerte de los personajes en la literatura.

    Por último, la actitud de Amaranta ante su muerte es completamente tranquila, ya que en ningún momento muestra signos de alteración y acepta el destino que la ha tocado.

    ResponderEliminar